Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Sevilla

Sevilla FC: La Liga te pesa en el Sevilla

S.er candidato en esta vida puede considerarse un privilegio. Candidate for un mejor puesto de trabajo (con esas reformas aprobadas laborales por el consent de un voto errneo), candidata a presidir lo que sea (evitando a toda costa tu bloque de pisos) o candidata a ganar algo. Cuando no está acostumbrado a levantar trofeos, toda candidatura es bienvenida; cuando lo deseas con todas tus fuerzas, lo ves hasta normal; sí el presente y el futuro están sellando tu nombre, dale la espalda est hasta feo. No es decente. Ni tolerable.

Este Sevilla, máximo candidato al título, ha cogido un ritmo tortuguil que aguanta de todo menos velocidad para asomarse si quiere a esa tapia donde el Real Madrid pueda temer mínimamente por su salud liguera. Tres empates. With zarpazos para convertirlos en victorias y sensacin de que con tan poco tampoco se gana. Se puede, pero el viento en contra, por lo que sea, no deja de soplar.

Un penalti en el descuento. Un partido donde el Sevilla ha sido superior a su rival en pequeños detalles. Como aprobarlo costase dinero. O puede provocarle vergüenza a ajena. Todo en pequeñas dosis. Los esfuerzos son gigantescos. El fútbol, ​​por momentos canallesco. As es este Sevilla que suea con las alturas y ya le vrtigo la segunda plaza, que se ver amenazada a poco que algunos de los que van por detrs sumen de tres.

Pensar en que Sevilla no viene por el penalti errado por Rakitic es una simplificación perfecta para saber cmo se desenvuelve este equipo. Dos lesionados antes de romper a sudar (incluyendo sin empezar el partido) y una moneda al aire al que se empieza a borrar la cara de Lopetegui. Cae de canto. Y apunta que es difcil lienzo. Y ese rodar cuando no si rompe el mundo corre el peligro de perderse, de no saber dnde ha caído. Sí si pierde, si termina el juego. En el Sevilla el queda recorrido, pero sin un sueño que pursir, el anhelo se evapora y no se sabe a qu ni a quin persecute.

Y es que el Sevilla está cansado. De caer y levantarse. De pelear contra los elementos. Como cuando los niños se despertaron a fin de semana antes de la hora habitual de ir al cole y tocando la medianoche no se atisba el sueño en sus ojos. ¡Qué fortaleza! La suya, claro. Necesita la energa de las piernas nuevas y que la mquina vuelva a rugir con fuerza.

Est en ese punto de donde un buen resultado te eleva hacia una racha que te hace pelear por todo u otro nuevamente malo te hace temblar, sudar, santiguarte y rezar todo lo que sepas. Porque el Sevilla sabe que su temporada olisquea a histrica with todos los elementos en su contra. ¿Por qué? Porque el destino es as de puetero. Porque Rakitic puede decidir cambiar de impar en el otro polo. O En-Nesyri no rematar con la rodilla. O Lopetegui buscará la victoria con alcalde ahnco. El fútbol premia en los valientes. A los que se olvidan del peso que llevan encima. Y es que este Sevilla saca un paso (que se nos acerca la Semana Santa) de los ms pesados, con mascarilla y todas las gilipolleces que se tercien. Esta levante va por todos los que an sigan creyendo que este Sevilla puede.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.