Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Sevilla

Las dos fotos para ser alguien en Sevilla

En otras décadas se decía que no había absolutamente nadie en la ciudad si andando de un extremo a otro de la calle Sierpes, desde ese tapeo de Laredo di Manchenieto hasta el quiosco Curro que en realidad es de Miguel, uno no recibe ningún saludo ni ninguna parada. para una charla rápida. A medida que cambian los tiempos, el grado de importancia, integración y sociabilidad de la ciudad se corresponde con otros factores. Ahora para ser alguien necesitas tener una foto que lleve al Señor a la Santa Misión del 2021 y otra con Curro Romero. Pero no basta con tenerlo, hay que publicarlo en las redes sociales de manera conveniente. ¿Has visto la paliza que hemos sufrido por unas fotos y otras en el último mes? Todos han visto pelear a Curro (tururú, ma a turu como el badajo de la campana de la Giralda) ya que todos llevaban el Gran Poder en una de las transferencias. los Pío Deben cobrar cinco centavos. Se acabarían muchas fatuidades del equilibrio, felicitaciones de cumpleaños, mucha solidaridad con el celofán y mucho microprotagonismo.

Toda esta ola pesada no es más que el aperitivo de lo que llega en Semana Santa. A todos los que hayan enviado las fotos solicitadas, un marco de regalo en el amigo invisible. ¿Cuáles son las próximas fotos de moda? Quizás con Angelito el aguaó, un gran hombre que ha pasado de apoyar con fervor Beltrán Pérez para hacerlo con Jose luis sanz, que en el dialecto de Angelito es Oseluisán. Angelito es pura Sevilla, como las fotos con el Señor y con Curro. Quizás el metro del paseo en Sierpes fuera más auténtico, pero ya sabéis que estamos en la era de la impostura, la inmediatez y el consumo expreso de todo.



Conozco a alguien que se tomó una foto con Romero después de un largo café en el Alfonso XIII de Carlo SuffrediniCuando no existían las redes sociales y la moda de la telefonía móvil estaba en auge. Muy pocos han visto esa foto. Entre ellos Antonio Burgos, quien comentó directamente al verla: «Yo tampoco puse mi mano en el hombro de Curro». Esta es otra, ya no son las fotografías, sino las actitudes. La clave es que parezca que actúa con el Señor todos los días y que Curro se conoce desde que lo intentó en la finca de Antonio Ordóñez, cuando en el caso de las fotos con personajes famosos, quizás lo mejor que se puede hacer con las manos es jugar con la alianza, como tú Rafael Belmonte, el comisario con la camiseta sin mangas sacada del rodaje de Terciopelo.

Pasar la mano por el hombro es penalti. Sí señor. Hazte una foto con Curro antes de fin de año. Todavía hay tiempo de ser alguien en Sevilla. Porque cada vez menos sevillanos pasan por Sierpes. Y para la Cuaresma de las fotos con Angelito aún es temprano.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.