Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Málaga

La fascinante figuración de Paula Rego protagoniza el próximo museo del Museo Picasso de Málaga

Pocas veces si abrió la sala de exposiciones temporales del Museo Picasso Málaga a la creación de un artista en exclusiva. Aunque si han visto obras de pintoras, escultoras y fotógrafas en muestras colectivas, en franca minoría frente a sus compañeros, el próximo 27 de abril la pinacoteca malagueña si rendirá por completo al arte de la portuguesa paula rego. Ya en 2017 el MPM expuso en obra el baile como parte de la exposición Bacon, Freud y la Escuela de Londres.

A través de más de 80 piezas realizadas en las más diversas técnicas, collages, pinturas, pasteles de gran formato, dibujos y aguafuertes, la exposición realiza un recorrido por la fascinante trayectoria de «un artista insobornable de extraordinaria imaginación que ha redefinido el arte figurativo y revolucionado la representación de las mujeres«, como explican desde el museo.



La exposición ha sido comisariada por Elena Crippa, conservadora de Arte Moderno y Contemporáneo en Tate Britain, y organizada por la tate gran bretaña en colaboración con el Kunstmuseum La Haya y el Museo Picasso Málaga. Sus obras llenarán de fuerza el espacio hasta el 21 de agosto.

La exposición, como comentan desde la institución malagueña, destaca el carácter autobiográfico de buena parte de su arte, igual que pos el acento en el contexto sociopolítico sobre el que la artist reflexiona y aborda sus muchos puntos de referencia, desde el cómic y la caricatura hasta la pintura histórica. El visitante podrá realizar un recorrido desde sus trabajos de los años 60 hasta las escenas concebidas en las dos últimas décadas de este siglo.

La apasionada oposición a la dictadura portuguesa marcó sus primeros collages y dibujos. También exploró la influencia de los corazones populares en el comportamiento humano en piezas como Blancaflor, El demonio y su mujer en la cama (1975).

En 1980 Rego abandonó el collage y volvió a la pintura, combinando recuerdos de la infancia con sus experiencias de mujer, esposa y amante. De esa época se podrán ver piezas de la serie Las niñas Viviande donde las niñas se rebelan contra una sociedad coercitiva, y las pinturas seminales que cimentaron la fama del artista.

También se colgarán en las salas del MPM grabados de su serie Canciones infantiles (1989), de donde se sumergió en la extrañeza y la crueldad de las canciones infantiles tradicionales de Gran Bretaña. En su condición de primer artista residente en la galería NacionalRego también se ha inspirado en la historia del arte, tejiendo alusiones a maestros como Hogarth y Velázquez en pinturas donde las protagonistas son mujeres y el foco está puesto sobre su lucha hacia la emancipación, como El artista en su estudio (1993).

A finales del siglo pasado y principes de este, en las décadas de 1990 y 2000, la artista portuguesa crea pasteles de gran formato en los que las figuras femeninas son protagonistas, una mujer alejada de los canones preestablecidos, más verdadera y libre. Son significativas series como mujer perro y Aborto, «origen de algunas de sus imágenes más conocidas e impactantes», como señalan desde el MPM. También indaga en la salud mental en una pequeña serie expuesta y titulada posesion (2004).

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.