Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Madrid

El Real Madrid reina en la locura del clásico saudí y se va a la final en la prórroga

El clásico saudí fue un himno al fútbol. Una fiesta de locura que El Real Madrid ganó gracias a un gol del ‘pajarito’ Valderde en la primera prórroga. Vinicius y Karim Benzema marcaron los goles de los blancos en el tiempo reglamentario, mientras que en el FC Barcelona los marcaron Luuk De Jong y Ansu Fati.

«Un clásico es un clásico». Esta es la frase que Carlos Martínez no ha dejado de repetir durante la retransmisión de este Madrid Barça y la verdad es que no le falta razón. Lo ocurrido el miércoles en Arabia Saudí fue un auténtico Madrid-Barça.

Esta versión mejorada del Barça respecto a la mostrada a lo largo de la temporada no es suficiente para vencer a los de Ancelotti, pero sin duda les dará un empujón para crecer y salir de la mala racha en la que se encuentran.

Primera parte

Si hubiera una frase que calificara adecuadamente la primera parte vivida en el Riad sería la ya celebrada cantada por el periodista de Fórmula 1 Antonio Lobato: «Si parpadean lo pierdo». El conjunto de Carlo Ancelotti arrancó el partido afirmando su condición de favorito, abriéndose camino con ocasiones de peligro en la competición y marcando un ritmo de vértigo con un Luka Modric que se deleita, una vez más, con unas reglas del buen fútbol. Por su parte, el conjunto blaugrana, fiel a su estilo, aguantaría la combinación de tiros blancos en busca de la posesión e intentando frenar los fugaces pases de balón entre los tres centrocampistas del Real Madrid.

Los blancos buscarían contraataques incesantes durante los primeros 45 minutos con lanzamientos largos a Vinicius o Benzema, este último haciendo numerosas veces de ‘9 boya’, rRecibir balones de espaldas a la portería y convertirlos en buenos pases que liberen la presión blaugrana.

Y es que tras unos minutos trepidantes entre ambos equipos con ‘toma y daca’, un fallo de Sergio Busquets, que se habría dormido con el balón en los pies, habría concedido un pase largo cuyo receptor, Vinicius Jr. de haber controlado, habría encarado el gol de Ter Stegen y pincharía la portería azulgrana y adelantaría a la Real en el marcador.

Sin embargo, esta primera vuelta de la Supercopa de España sería un claro ejemplo de uno de los grandes del fútbol: «Quien perdona termina perdiendo». El Barça, lejos de desanimarse por el gol de la Juventus, seguiría su calendario confiado en recoger sus frutos, a pesar de las numerosas oportunidades que han tenido los de Ancelotti para alinear a sus rivales. Y asi fue. Cuando los jugadores ya miraban a la boca del vestuario, en un rebote, una jugada irregular de Militao habría rebotado en el ‘9’ barça, Luuk De Jon, entrando en el arco defendido por Thibaut Courtois.

Segunda parte

La segunda parte empezaría de otra manera. Los de Xavi saldrían con ventaja sobre los blancos con dos cajas de cambios. El técnico culé dejaría paso a Pedri, que venía de superar el coronavirus, por Frenkie De Jong y Abde por Ferrán Torres. Pese a los blaugrana los empujones duraron 10 minutos. Tras estas, las aguas se calmaron y el Real Madrid, en busca de ‘Vinos’, consiguió despertar y volver al partido.

El partido está muy abierto, aunque el Real Madrid dio el primer susto sobre el minuto 65 gracias a un magistral control de Modric, que habría habilitado a Karim Benzema por banda derecha. Este se rinde ante Rodrygo Goes, que acababa de entrar, tanto que se lo devuelve al francés y tras un ‘chotis’ entre Benzema y Ronald Araujo en el área culé, el Gallo tiró una izquierda que se estrelló contra el bosque. Un golpe contundente al equipo de Xavi Hernández le pondría contra las cuerdas.

Inmediatamente después de ese directo blanco, llegaría el segundo gol del Real Madrid. Mendi Rompió Dani Alves, el defensa francés la vuelve a poner en su sitio Benzema, que busca el palo largo y se topa con una enorme mano de Ter Stegen. La pelota queda muerta en el área, cae un Carvajal el que recibe el rechace se lo devuelve a Benzema que lo empuja en la red como dictan los cánones. El Barcelona necesitaría un nuevo gol para volver a tener opciones de jugar la final.

El combinado culé destinado a jugársela se arriesgaría buscando las tablas. Un empate que llegaría cuando estos, ya desesperados, asediando la pared blanca meten un gran centro que, con Militao dormido, conquista el espacio Datos de Ansu y el chico va a la red para poner el empate en el marcador. Un gran clásico que se estaba viviendo.

El nuevo gol del ’10’ del Barça no daría tranquilidad al partido, sino que al contrario animaría a ambos equipos a buscar el tercero. Una faena que no se realizaría y el partido se iría a la prórroga.

Extensión

Los 30 minutos restantes serían una copia al carbón de la regla 90. Ambos equipos salieron tapados a pesar del cansancio acumulado y tratando con mucha energía de encontrar ese gol con sabor final.

Los jugadores de Xavi Hernández saldrían a morder con los ataques incisivos del Real Madrid en el área, pero ese mordisco le jugaría una broma a los blaugrana, dejando grandes espacios entre líneas que castigarían los blancos.

Rodrygo tira un desmaque para recibir el balón en el espacio de Casemiro, entra al área, la mete al medio, vinicius déjalo pasar sabiendo esto Valverde Remontó para batir a Ter Stegen. Este gol, a cinco minutos del final de la primera parte de la prórroga, daría paso a los 15 minutos de la segunda prórroga.

Una segunda parte a base de un Barça volcado en ataque intentando forzar los penaltis que le hubieran dado una vida «extra» en esta semifinal. Intentonas que estaban llenas de corazón y poco fútbol por lo que no fueron muy fructíferas para Xavi y acabaron coronando al Real Madrid como vencedor de este clásico.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.