Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Barcelona

Real Madrid, Barcelona, ​​Atlético… y los falsos pactos de no agresión

Real Madrid y Atlético tienen roto ese pacto de no agresión no escrito, pero que se respetado durante algo más de una década. Igual que se inici, termin. No se sabe muy bien el motivo, pero al menos ahora los chavales de uno y otro equipo tienen la libertad, esa que nadie debe poner freno con doce o catorce aos, por acuerdos ajenos por completo.

Ahora ya sea por un pasillono hechopor unas

entradas al Frente para que invadieran Valdebebas,

por las llamadas de un entrenador con historial a determinados jugadores o por intromisiones en negociaciones ajenas o

por huir en marcha del proyecto Superliga

en el caso es que los chavales ya tienen la libertad de

poder elegir y cambiar de equipo

y de barrio si es su deseo o porque creo, sencillamente, que con el cambio mejorarán. Además, esa ruptura de un pacto, dirá yo que hasta ilegal, ha posibilitado que

un jugador de Fortea

(que simbolizaba la vuelta a la normalidad) no se fugara a la Premier. El

ciudad de Manchester

estuvo a un paso de llevarse a una de las joyas de la corona, tal y como ha sucedido en el Barcelona with

Adam Aznou y el Bayern.

Tena decidido aquello de buscar nuevos horizontes y al final lo que hizo fue cambiar Majadahonda por Valdebebas.

Real Madrid y Barcelona mantienen un semijante pacto

, algo más complicado de entender todava cuando los chavales no tienen tan a mano que de cambiar de equipo al estar de por medio un Cambio de ciudad. La pregunta est ah y si un futbolista de cualquiera de los dos equipos quiere dar otro color a su camiseta,

no puede porque hay un acuerdo que as se impide, pero en el que no participa.

Estos pactos de cordialidad

no refleja la realidad querida a la relación entre los dos clubes.

Cierto es que ahora mismo existe sintona, con intereses comunes de por medio, pero la realidades que en el fondo

se desea lo peor en términos deportivos

. No encarecer las renovaciones o no entorpecer en negociaciones abiertas son las diferentes multas de estos pactos

sin recorrido legal alguno.

Llegar el da en el que uno de los dos equipos o por la disparidad de intereses ante una situacin, o

bligue a una vuelta a la normalidad

porque no olviden que comn es lo otro y no el que un futbolista no pueda cumplir con su deseo de romper y dar un paseo a su vida deportiva.

No tiene sentido en el marco actual.

Mientras llega ese momento, los dirigentes de uno y otro equipo miran hacia otro lado y como el que no quiere la cosa,

retirarn a objetivos que pueden hacer mejor a sus equipos

, sin embargo, sobre todo, no impida que el futbolista cambie para superar momentos complicados. Y como con todos los pactos de no agresión existentes en el fútbol.

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.