Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Barcelona

Paseos pandémicos y enmascarados adaptados a la pandemia Elena Ferran | barcelona | Sociedad

Melchior, Gaspar y Balthasar llegarán a la ciudad de Barcelona a bordo del pailebot Santa eulalia, pero lo harán a puerta cerrada y sin público. Solo los pajes y autoridades más íntimos como la alcaldesa, Ada Colau, los recibirán para entregar el pan, la sal y la llave que abre las puertas de todas las casas como de costumbre. La bienvenida de Sus Majestades puede seguirse en las redes sociales y retransmitirse en la televisión pública, pero no en persona. El objetivo es evitar las aglomeraciones de quienes quieren ser los primeros en verlos llegar al Moll de la Fusta después de un año en el que, debido a la pandemia, ya no fue posible ir allí. El desfile se reducirá en número de participantes y carrozas alegóricas y contará con 800 personas, que desfilarán en la procesión de una forma más esponjosa. «Por segundo año consecutivo, Barcelona no podía quedarse sin transporte», dijo Esteve Carames, director del Instituto de Cultura de Barcelona, ​​a lo largo del recorrido de casi cinco millas por las calles más anchas. Siguiendo los protocolos anunciados por Salut, se requiere llevar la mascarilla y no mezclar grupos de burbujas. Una de las novedades de esta cabalgata «especial» es que los Reyes de Oriente dejarán el trono real y compartirán carroza para mostrar «la amistad histórica que los une» y saludar al mayor número posible de niños y niñas. El primer vagón será un bus turístico dedicado a todos los ciudadanos desde donde la página Gregory anunciará la llegada de Su Majestad y los carteros recogerán las cartas con mínimo contacto, con la ayuda de redes y cazadores de mariposas que se utilizarán para recoger las deseos de jóvenes y mayores.

Con los cambios impuestos por las medidas sanitarias y para evitar el contacto entre personas, se decidió eliminar el lanzamiento de caramelos. Otros municipios como Tortosa también han tomado esta decisión, donde ni siquiera tendrá lugar el acto de entrega de obsequios.

En la capital del Maresme, los dulces se entregaban con una bolsa a los niños que acudían a visitar el campamento real que allí se instala desde hace días. Sus Majestades llegarán por la mañana al puerto de Mataró, donde serán recibidos por las autoridades locales. Para evitar la congestión, el recorrido cambia de dirección, dejando la plaza de Laia l’Arquera y finalizando en su punto de partida habitual, mucho más ancho que el estrecho paso del arroyo hasta las puertas del ayuntamiento.

El alcalde, Pau Ricomà, tiene previsto recibir a los reyes a las puertas del ayuntamiento, donde llegarán con carrozas en la plaza de la Font al son de clarinetes y timbales. La llegada será como es habitual en barco en el distrito marítimo de Serrallo.

A las 5 de la tarde, antes de los otros años, llegarán los Reyes en tren desde La Pobla, y el alcalde, Miquel Pueyo, les dará la llave del balcón para evitar la congestión. Las doce carrozas recorrerán dos kilómetros con alrededor de 400 participantes, entre ellos 51 niños seleccionados del sorteo público. Se distribuirán dos toneladas de dulces.

La cabalgata varía el recorrido para ganar espacio para seguir la procesión en la parte sur de la Rambla, en el Parc dels Catalans. Para las competiciones está prevista la prueba de antígenos y por segundo año consecutivo se repite la iniciativa de enviar mensajes personalizados de Su Majestad en vídeo a todos aquellos que lo hayan solicitado. El año pasado se enviaron 9.000 felicitaciones.

La Wish Machine (el carro del embajador) se presentó por primera vez el año pasado en la feria real y se puede ver en el séquito con los nuevos carros de carbón, hadas durmientes y dulces. Los participantes se someterán a pruebas de detección de antígenos por la mañana.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.