Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Barcelona

Manos y mangas con víctimas Rosa M. Bravo | barcelona | Educación

Barcelona

El rebrote de contagios en las escuelas continúa sin tregua, con 19 mil personas más confinadas ayer que anteayer. 111.786 alumnos y 8.445 profesionales están confinados y el Departamento de Educación ha flexibilizado la gestión para reducir el impacto de los despidos de docentes. Sorprendentemente, cubre cinco o más días libres, no siete, con citas de reemplazo diarias, generalmente tres días a la semana. Esto permitió contratar a 8.020 docentes del mercado laboral a partir del 10 de enero, mil por día. Sin embargo, según el sindicato Ustec, 5.711 víctimas no fueron cubiertas.

Solo la escuela pública puede acceder a esta beca. El convenio se enfrenta al mismo problema: los centros debían contratar a 2.000 docentes en una semana, el triple de las condiciones actuales, de forma directa y sin poder utilizar la Bolsa Educativa. El departamento paga el sueldo de los suplentes desde el primer día, igual que el público.

Para facilitar las cosas a los centros concertados y al mundo local, el ministro de Educación, Josep González-Cambray, anunció ayer que el profesorado de secundaria podrá cubrir el permiso de primaria, y no al revés. La resolución para hacer esto posible podría estar lista mañana. La secretaria general de la Fundació Escola Cristiana de Catalunya, Meritxell Ruiz, alabó la flexibilidad de criterios porque ayudará a los colegios, pero insistió en la necesidad de más medidas si es difícil encontrar candidatos. La patronal pide a Educación que contrate a alumnos del último año de docencia, de forma excepcional y para cubrir ausencias breves, pero hasta el momento no ha tenido éxito.

A pesar del rebrote de la infección en las escuelas, con casi 100.000 positivos en diez días, González-Cambray reiteró su compromiso de mantener abiertas las escuelas. La escuela «se hace con la escuela», dijo, y recordó la importancia de la asistencia también «para preservar la educación emocional». Defendió el actual protocolo de manejo de contagios e insistió en el efecto protector de la vacunación para minimizar los efectos de la enfermedad.

González-Cambray reconoció que hay “disfunciones” en las escuelas por el alto número de contagios, pero no fuera de control. Es una visión distinta a la de Intersindical, que ayer denunció que los equipos directivos están viviendo una «situación límite». Lo atribuyó al «cambio constante de protocolos, errores en los programas de gestión y delegación de responsabilidades educativas» en la gestión de casos, lo que se tradujo en una sobrecarga de trabajo, incluso en las vacaciones de Navidad. Estas afirmaciones son corroboradas por varios centros y muchos profesores a través de las redes sociales, quienes describen la política del departamento como una tontería y afirman que el curso es caótico.

Aina Surroca es profesora de secundaria en el Colegio Pia Nostra Senyora de Barcelona y se ocupa de la gestión de casos de covid. «La situación es lamentable, es muy difícil», dijo. Desde que regresaron a clases el día 10, el protocolo ha cambiado tres veces y la imprevisibilidad complica mucho el manejo, dice. Uno de los problemas que más desconcertaba a las familias era el de los alumnos que habían recibido una dosis de la vacuna y pasaron la covid hace más de tres meses. Todavía no eran elegibles para la segunda dosis, pero tampoco podían considerarse inmunizados. Este tiempo se ha acortado con la publicación del nuevo algoritmo de vacunación, según el cual los menores de 65 años que hayan superado la covid pueden ser vacunados cuatro semanas después de haber superado la enfermedad.

La gerencia ahora puede decirles a las familias si un grupo debe ser confinado, una decisión que debe tomar el proveedor de atención médica primaria. Si la dirección sabe que hay casos positivos, debe enviar cartas a las familias con diferentes indicaciones dependiendo de si los estudiantes están vacunados o no. Es una situación que obliga a consultar, caso por caso, el estado vacunal de cada alumno. Cuando aparece el quinto positivo en el aula, el protocolo indica a la dirección que “se debe poner cuarentena a los niños no inmunizados” y se debe entregar la carta correspondiente a las familias, según la revisión del protocolo del 19. Este cambio ha sido interpretado por los centros como delegación de las funciones del contacto covid Sanidad. “Esto crea alarma y desconcierto para las familias y más trabajo para nosotros, ya que tenemos que responder las preguntas de un protocolo que no entendemos”, lamenta. “Mi trabajo es ser docente, no administrador de salud. Esta confusión no es justa”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.