Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Barcelona

La provincia de Barcelona, ​​paraíso de las mafias ocupadas

Una mujer de 80 años, vestida con una chaqueta azul y una muleta, busca su llave caída en las escaleras. El edificio en el que vive, propiedad del Ayuntamiento de Barcelona, ​​está sin luz desde el 31 de diciembre, cuando una sobrecarga provocó la explosión de la caja del contador y un posterior incendio. La causa fue el enganche ilegal de varios okupas. como recuerdas Eduardo, también inquilino del inmueble, han pasado más de tres años desde que comenzaron las idas y venidas de ladrones en Nou de la Rambla, 39″.Hemos visto de todo, peleas, puñaladas»Dice en el portal. Lo que no esperaban, ni él ni el resto de sus vecinos,

fue para despedir el año y sobrevivir dos semanas sin luz. La mayoría de ellos son ancianos. “En una hora, cuando se ponga el sol, ya no podré salir”, explica.

Durante unos días, el ayuntamiento envió allí varios guardias de seguridad. «Cuando llegamos había gente pinchándose en las escaleras, colchones por todo el porche» dice uno de ellos. “No salíamos de la casa antes”, dice el inquilino a su lado. Durante el día, por miedo a agacharse, y después de la puesta del sol, además, por la incapacidad de moverse en la oscuridad.

Mientras Eduard sube varios escalones para mostrar el gráfico del medidor carbonizado, una mujer con un delantal aparece llorando en el rellano. es Magdalena Urrea, 76 años. “Nunca me había sentido tan impotente, no puedo soportarlo más. ¿Qué hace el Ayuntamiento? ¿Qué hace Ada Colau?», pregunta entre sollozos. Vive con su esposo enfermo y muestra su casa a la luz de las velas. Ha empacado una maleta con algunas pertenencias personales para cuando el ayuntamiento las traslade a un lugar temporal hasta que se complete la reparación eléctrica. Los traslados comenzaron el viernes, ante la desesperación de todos los vecinos, que no sabían cuándo les tocaría.

Los habitantes de Nou de la Rambla, de 39 años, son en su mayoría mayores y llevan dos semanas sin luz. Todo el mundo se queja de la violencia que los merodeadores han llevado al edificio, situado en el centro de Barcelona

Avisos de llanto de Magdalena alemán, que abre la puerta principal con un faro, un abrigo y un cigarrillo en la boca. Así ilumina el rellano, ya inmerso en la oscuridad. Cuando se le pregunta por su situación, dibuja la ironía. «¡Cojonudo! ¡Ahora estaba a punto de abrir el champán y el caviar iraníes!», anuncia imperturbable, a pesar de que uno de los okupas sube las escaleras acompañado de un pitbull. Su ironía se ve favorecida por unas baterías solares, que incluso le permiten ver la televisión. Al rato, aunque le cueste, pierde el humor para explicar su historia. Trabajaba de electricista, su empresa iba bien hasta que un socio «jugó» y lo estafó, razón por la cual vive en este edificio del ayuntamiento con su madre enferma. “Él no quería ir a la residencia y por eso está aquí conmigo. lo he perdido todo Todos nosotros aquí”, dice.

Eduard, que ha trabajado en varias casas de apuestas, intenta calmar a Magdalena, que lamenta que nadie pueda garantizar la fecha del traspaso provisional. Ya ha caído la noche y el ajetreo de los okupas en las escaleras continúa a pesar de la oscuridad. «Estos dos están vendiendo drogas.»Reflexiona Germán mientras una pareja pasa frente a su puerta. “Fue el de la casa de al lado, también achaparrado, que le vendió la llave. Veo como tiran las bolsas de droga por la ventana», dice señalando el cristal abierto del rellano. «¿Has leído algo sobre la teoría del caos?

Los vecinos, en su mayoría ancianos, llevan dos semanas a oscuras y se quejan de la sensación de abandono – Inés Baucells

mafias ocupadas

Como explicó ABC, la provincia de Barcelona aglutina casi un tercio de las okupas que se reportan en España. Fueron 4.229 de un total de 13.389 en todo el país en los primeros nueve meses de 2021. Y eso sin contar los que escapan al radar de la policía, ya que, según agentes inmobiliarios, propietarios y vecinos, la actividad de las mafias no deja de crecer. «Se ha convertido en un negocio muy rentable.. Se trata de la profesionalización del oficio ocupado en zonas como el barrio del Raval, Santa Coloma, Badalona o Tarrasa. Entran a los edificios y venden las llaves a personas que no tienen documentos ni cheques de pago. Es una realidad”, advierte. Montse Moreno, vicepresidente de Asociación Española de Personal Shoppers Inmobiliarios (AEPSI), quien señala que el Barcelona está al frente de la lista de incursiones por varios motivos. “Al Ayuntamiento de Sector le llamamos ‘amigo okupa’ por su tolerancia. Además, la ley catalana de la vivienda es demasiado laxa, porque aunque los pisos están gestionados por mafias, mientras los Servicios Sociales no hagan una valoración de la vulnerabilidad de quienes se han instalado allí, no se lleva a cabo el desalojo, y en muchas ocasiones se saturan, lo que retrasa aún más el proceso legal, que puede demorar más de un año. Y es que, de hecho, hay un problema de acceso a la vivienda, sobre todo en los grandes núcleos habitados». Por su parte, el abogado Paz Valles, del despacho de Molins, aporta argumentos similares: “En Cataluña, y especialmente en Barcelona, ​​existen movimientos y asociaciones pro-okupación que están plenamente organizados y que cuentan con el apoyo de las administraciones locales y autonómicas desde hace años”. Un movimiento asociativo que ayuda a familias vulnerables, así lo indica, muchas veces en «connivencia» con mafias que subalquilan ilegalmente departamentos y vacían locales.

Vallès cree que esta «tolerancia» generalizada de las okupaciones ha provocado la aparición de delincuentes que se aprovechan de la operación. «Este es un negocio en crecimiento en los últimos años.«, Segundo fuente ferran, del portal inmobiliario Pisos.com, que explica que se trata de “pandillas organizadas con conocimientos jurídicos. Estamos hablando de la profesionalización de la sentadilla. Además de segundas residencias o pisos vacíos en la capital, Font explica que últimamente las mafias están ocupando nuevas urbanizaciones para extorsionar a las promotoras. “Para concretar la venta y asegurar la rentabilidad de su negocio, suelen pagar la extorsión, porque el proceso legal lleva tiempo”, dice. «Los okupas juegan con esas reglas«. Así se alimenta. No se denuncia la extorsión para agilizar el proceso, por lo que no se suma a la lista de denuncias y se convierte en un negocio rentable para los ladrones.

Vecinos de la manzana se topan con okupas en las zonas comunes y se quejan de la sensación de inseguridad
Vecinos de la manzana se topan con okupas en áreas comunes y se quejan de la sensación de inseguridad – Inés Baucells

«Narco-especulación»

Las consecuencias de esta proliferación son bien conocidas por los habitantes del barrio del Raval. fabio ferlito Dejó su casa para mudarse a otra zona de Barcelona. “Ya no podemos vivir en él y cada vez tengo más problemas para alquilar el apartamento, por la zona en la que está ubicado, la inseguridad y la suciedad. Cada vez que se suelta, entro en pánico. Instalé una alarma, pero suelo ir allí todos los días, colgar la ropa en el balcón y prender las luces, para que nadie sepa que está vacío y puedan okuparlo”, dice. Algunos de los que se resisten, como carmela, han sufrido el fenómeno de la llamada ‘narcoespeculación’. Hasta el año pasado, había tres pisos de «narcoup» en su edificio. Imagina la actividad. El constante movimiento de gente, las peleas, un horror», recuerda. Era una asociación de vecinos, Raval acción, quienes se han unido para contrarrestar este fenómeno, que aún continúa, pero con menor intensidad que años atrás. Su portavoz, ángel cordero, explica que tras la oleada de desalojos por impago con la crisis “las mafias han empezado a ocupar casas vacías para el narcotráfico. Conseguimos contar hasta 100, cuando ahora puede ser diez. Ya no estamos hablando de narcoapartamentos, sino de puntos problemáticos, entre ellos la venta de material robado”, especifica.

En el sector llamamos al Ayuntamiento de Barcelona «okupa amiga» por su tolerancia. Además, la ley catalana de la vivienda es demasiado laxa, porque aunque los pisos están gestionados por mafias, mientras los Servicios Sociales no hagan una valoración de la vulnerabilidad de quienes se han instalado allí, no se lleva a cabo el desalojo, y en muchas ocasiones se saturan, lo que retrasa aún más el proceso legal, que puede demorar más de un año. Y es que, de hecho, hay un problema de acceso a la vivienda, sobre todo en los grandes núcleos habitados
Montse Moreno , Asociación Española de Personal Shoppers Inmobiliarios

La otra cara de la moneda es la de las familias vulnerables. “La mayoría de las personas que vienen a nuestras asambleas y están ocupadas han sido estafadas, pagando una renta por debajo del mercado a alguien que luego desaparece, o pagando una tarifa para entrar en una okupación. Son personas con pocos ingresos. que, a pesar de tener un trabajo, no puede acceder a una vivienda social porque no la hay y Urgencias en Cataluña arrastra una lista de espera de tres años”, dice Lucía Delgado, portavoz de la Plataforma de Afectados Hipotecarios (PAH) en Barcelona. El diagnóstico de ambos es el mismo: ausencia de un parque de vivienda social u otra alternativa habitacional. “El Estado no puede hacer recaer en un individuo, ajeno al ocupado, la necesidad de proteger a una familia vulnerable, y es evidente que así se hace”, reprocha el juez José María Asencio, que propone una ley para proteger la propiedad privada.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.