Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Barcelona

«La gente se quiere gastar» Jordi Panyella | barcelona | Sociedad

«Se nos ocurrió entonces. Se siente como una vida normal», dice Sara.

Nino Alvarez es un feliz hombre de negocios. Sus tres tiendas de moda masculina, en Barcelona y Sant Cugat del Vallès, son como la seda y ya tiene previsto ampliar su negocio con una fábrica de 500 metros cuadrados en Madrid y otra en el extranjero. «La gente quiere gastar», dijo ayer Álvarez en una conversación con este diario frente a su tienda en la Rambla de Catalunya, donde solía estar el antiguo Colmado Quílez. Independientemente de si se vendió mucho o poco ayer en el primer domingo de rebajas, el juicio que este profesional del sector de la moda hace del momento en el sector no podría ser mejor: «Estamos mejor que en 2019», explicó Álvarez. ayer. vende un producto de alta gama.

“Lo que pasa es que en estos dos años de covid, la gente se ha gastado dinero en artículos del hogar, en ropa para vivir en casa, y los armarios han envejecido y ahora quieren gastar”, resumió Álvarez. El caso de las tiendas de Nino no es una excepción. En el mismo bulevar de Cataluña, la directora de la tienda Lola Casademunt, de ropa y complementos de mujer, firmó las palabras de su colega: “Sí, sí, la gente quiere gastar, aquí nuestro negocio está bien”. Y en esta estructura, el momento adecuado no es una cuestión de ventas a corto plazo, sino una tendencia que se evidencia desde hace unas semanas. Además, esta venta ya no es lo que yo era. Con tantas ofertas han cambiado mucho ”, explicó la ejecutiva de Lola Casademunt.

No hay duda de que el negocio de los productos de alta gama está funcionando para ellos. La tesis fue corroborada por Laura, gerente francesa de la tienda Isabel Marant, en la esquina de Passeig de Gràcia y Diputació, muy satisfecha con el ritmo de ventas. «La gente viene y gasta», dijo.

Los que tienen dinero lo hacen y los que no. La tienda de Zara en la confluencia de Passeig de Gràcia y Gran Via, el best seller de todo el grupo en España, está funcionando a muy buen ritmo. Ayer, a la una de la tarde, el local se llenó de clientes, arriba y abajo. “Hace un par de meses que las cosas van despertando”, dijo Sara, una de las cuidadoras, y agregó: “La vida parece normal, estamos viendo la luz”.

Y esta luz parece haber llegado también a la casa del pobre, ya los comercios que están un escalón más abajo, en precio y calidad. Es el caso de la empresa H&M, en la otra esquina del Passeig de Gràcia, donde las cosas funcionan «bastante bien», según explica uno de los responsables del establecimiento, respondiendo a preguntas de este diario.

En el terreno de las rebajas netamente dominicales, el hecho de que la temporada de rebajas comenzara el viernes, día posterior al Día del Rey, con una buena afluencia, y que el sábado fuera también un buen día, hizo que el día de ayer transcurriera con pocas aglomeraciones, con un Flujo constante de personas desde los ejes comerciales de la ciudad, pero sin grandes inundaciones.

Esto es lo que sucedió, por ejemplo, en via Creu Coberta, uno de los distritos comerciales más importantes de la ciudad. Al mediodía, cientos de personas tomaron las calles aprovechando que el domingo por la mañana el tráfico se interrumpió y se convirtió en una gran zona peatonal. Este hecho no está claro si favorece las ventas; como mínimo, no hay coincidencia de criterios entre los comerciantes en torno a esta circunstancia.

En la tienda Ros, una tienda de ropa cercana a la Plaça Espanya, se garantiza que el hecho de que los autobuses no pasen por allí hace que muchos clientes de otras partes de Barcelona que suelen acudir a su establecimiento no se trasladen allí. Manuel, por su parte, de la tienda de chismes Promise, está contento con la carretera cerrada al tráfico y dice que es bueno para las ventas.

Lo que ha impulsado las ventas es el sistema de bonos de consumo que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Barcelona, ​​con un descuento de 10 euros en compras superiores a 20. «Nos ha ayudado mucho», explica Cati, de la tienda. Fashion woman of Santa Antonia.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.