Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Barcelona

El Snar sacia la ansiedad por la evasin en Barcelona

actualizado

La Fira se queda pequeña en la primera jornada del veterano festival de música de base tecnológica, que regresa efervescente y nostálgico tras la pandemia

Asistentes a las actuaciones del Snar 2022.alejandro garcaEFE
  • Snar 2022 The Chemical Brothers, The Blaze y Arca como primeros artistas

Despus de dos aos de pandemia, el regreso a la normalidad festivalera podra haber producido dos formas incompatibles: o people if hastiaba de la msica y de las crowds, y por tanto ya no volva ms, or if it produce a efecto rebote y en vez de gente tendramos en la marabunta. Si intua lo que iba a pasar, pero haba que confirmarlo.

La primera jornada del trampa de la reactivación confirma lo siguiente: pasaban las horas y el espacio diurno de Feria de Barcelona iba encogindose a medida que entraban miles de personas. Haba ganas de fiesta y evasin, y Snar -que recibe siempre con un estupendo piso verde, a lo Wimbledon– ha vuelto, como Fray Luis de Leónpara continuar en el punto en el que se qued en 2019.

No es un Snar a pleno rendimiento artístico -en el cartel hay mucho participante nacional, pocos americanos y corti ningn asitico-, pero es suficientemente indicador de los caminos por los que se mueve la msica que, de manera intelectual o ldica, se apoya en el tecnólogo. Este ao, esa funcin didctica se ha reforzado en la programacin general: el nuevo escenario + D -que sustituye al antigua XSde ahí viene a difundir la nueva ola del trap y las músicas urbanas- es un foro de conferencias sobre el futuro de internet y la creación por inteligencia artificial, una especie de charlas Ted a pocos metros de donde se parte lea.

Una de las primeras líneas estéticas que se aprecian en el cartel, por ejemplo, es que vuelve el makineo y, por extensión, la revisión nostálgica de los 90. A medida que pasaron las horas, en algunos escenarios se incrementaron los latidos por minuto: el hacer Londres paranoicopor ejemplo, inund el escenario de salón with chorros de acid house clsico y un recuerdo al viejo sonido progresivo ingls de bandas como Jardín izquierdo o Inframundo.

Del camino místico, en el escenario de aldea rpidamente se pas del perreo digital a una nostalgia raver -la DJ UNIQU3 se hinch a recuperar el viejo house pico neoyorquino de principos de los 90-, y aqu y all haba quien evocaba aromas retro –chico blanco y el house ingls roto del Cambio de siglo, coucou cloe y el happy hardcore- que anticipan que, en definitiva, la primera ruta de bakalao podra ser global.

Tambin se apunt a la fiebre hardcore el dolo generacional rojuuel teen barcelons que ha revolucionado el trap con melodas emo y que en su nuevo disco, ‘Starina’, revisa msicas brutas creadas 15 aos antes de que l naciera, as el gabber apocalptico. Su concierto empez, de todos modos, with a diferente cariz muy: protagoniz la entrada ms grotesca del ao -portado por nazarenos como una efigie de Cristo con alisado japons-, y comenz su concierto versionando sus canciones con un lenguaje rock momificado, que a veces sonaba a Placebo y otras a grupos de la movida. Puro posmodernismo adolescente, un popurr de influencias sin jerarqua y algn salto al vaco.

Quienes se la juegan, pero teniendo claro que aspiran a volar, son las dos componentes de tarta relenaque mejoran en directo lo que en disco -el reciente ‘Fiat lux ‘ (2021) – ya es un ejercicio inteligente de revisión tecnológica del lenguaje vocal. En su directo procesaron voces, se acompañaron de un coro, cantaron en griego, espaol y cataln, fusionaron el mediovo, el folklore, la inteligencia artificial y el ruido con timbres de ngeles, y se afirmaron como la mejor propuesta inaugural de un Snar que ya destaca por el bao de masas que est anticipando, y que sumado al calor promete un verdadero disco inferno.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.