Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Barcelona

Berà se proclama primer conde carolingio de Barcelona

En un día como hoy en el año 801, hace 1.220 años, Lluís el Pietós -hijo de Carlomagno y heredero al trono de los francos- proclamó al magnate Berà (que en algunas fuentes también aparece como Bernat) conde del nuevo barrio carolingio de Barcelona. Los francos habían ingresado a la ciudad unos meses antes (el 3 de abril de 801), luego de una extraña operación de alianzas y traiciones que culminaría en una conquista incruenta. Tras un asedio que duró varios meses, las élites de la comunidad visigoda de Barcelona abrieron las puertas de la ciudad a los ejércitos carolingios.

De hecho, estas élites, vinculadas a la oligarquía militar árabe de la ciudad, habían planeado y negociado un traslado del califato andaluz al imperio carolingio que no alteró el modelo de poder local. Pero una serie de desencuentros de última hora, y cuando los ejércitos carolingios ya estaban a la vista de la ciudad, condenaron ese proyecto al fracaso. Finalmente, y tras un asedio de varios meses – e con la mediación de las comunidades judías locales de Girona y Barcelona, Se abrieron las puertas y se produjo el cambio de poder, aunque no fue como se pretendía originalmente.

El nuevo poder carolingio, con la colaboración de las élites indígenas de la ciudad, expulsó totalmente a la minoría árabe, representada en ese momento por los Ruayni -de origen yemení pero mezclados con elementos locales- que fue confiscada y expulsada. Y en su lugar tomaron su lugar las oligarquías indígenas que habían participado en la reconstrucción del pacto. Pero en la cúspide del nuevo poder local ha colocado Berà, magnate nacido en territorio carolingio, descendiente del éxodo hispano-visigodo de Tarragona al reino de los francos durante la conquista árabe (717-723).

Según las investigaciones historiográficas, Berà (o Bernat) era hijo del conde Guillem de Tolosa, primo del emperador Carlomagno; y de Cunegunda, descendiente del éxodo de las oligarquías tarraconianas en la tierra de los francos. Por esta razón, Berà -a los ojos del nuevo poder carolingio- fue quien mejor representó la ideología de hibridación y colaboración que se había proyectado desde el inicio de la conquista y recuperación de la Marca de Gòtia. (el territorio que correspondía al actual Languedoc y Catalunya Vella). Entre 801 y 820 Berà fue también marqués de Gòtia.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.