Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Barcelona

Aprueban que la reina viuda de los últimos Habsburgo se instale en Barcelona

En un día como hoy, en 1701, hace 321 años, el Dietista de la Generalitat encomendó la aprobación de los tres feudos del país a la propuesta Jorge de Hessen-Darmstadt, Virrey hispano en Cataluña, de modo que Reina mariana del Palatinado-Neoburgo, viuda del rey Carlos II, último Habsburgo al trono de Madrid, vendrá a residir en Barcelona. Con la muerte de Carlos II (1 de noviembre de 1700), se abrió el testamento a favor de la viuda, que preveía, entre otras cosas, la cesión de una generosa pensión anual y una renta vitalicia de 400.000 ducados, y la libertad de elección. . la ciudad de residencia en cualquiera de los dominios de la monarquía hispánica.

De la muerte del rey y confirma que Felipe de Anjou (futuro Felipe V) Habiendo sido nombrada heredera del trono hispánico, Mariana había recibido fuertes presiones del partido borbónico de la corte madrileña para que abandonara la fortaleza (residencia real) y la capital. Según algunos investigadores, la opción preferida de la reina viuda era Toledo, pero Cardenal Portocarrero (hombre fuerte de la corte, jefe del partido borbónico y arzobispo de Toledo) prefirió otra opción. Fue entonces cuando Jorge de Hesse-Darmstadt (un pariente de la reina viuda) le ofreció la oportunidad de instala tu residencia en Barcelona, siempre que las instituciones catalanas lo aprueben.

Sin embargo, esa oferta tiene más de componente político que de solidaridad familiar. El testamento legado por la Corona Hispánica a un miembro de la Casa de Borbón había despertado mucha preocupación entre las clases dominantes catalanas, que, tras el desenlace de la Guerra de Separación de Cataluña (1640-1652 / 59), abrigaban una profunda desconfianza hacia Luis XIV de Francia y su corte de Versalles. Esta oferta y su aceptación demuestran también que ya existía en Barcelona un partido clandestino anti-Borbón a principios de 1701 que no habría sido visible hasta 1703 (crisis por el caso Jager) y no habría estado operativo hasta 1705 (Pacto de Génova).

Sin embargo, Mariana de Neoburgo insistió en residir en Toledo, porque no quería salir de la corte madrileña. Cuando estalló la guerra de sucesión en el territorio peninsular (1705), se declaró abierta y públicamente a favor de Carlos de Habsburgo y, poco después, cuando los ejércitos borbones entraron en Toledo, Felipe V lo prohibió en Bayona (País Vasco francés). Estuvo exiliada durante treinta y dos años (1706-1738), hasta que, al borde de la muerte, intervino su sobrina Isabella Farnese (segunda esposa de Felipe V) para autorizarla a regresar a Madrid. Debido al desenlace de la guerra, nunca vivió en Barcelona.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.