Pueblo Cautivo

Adoramos los pueblos y sus noticias

Almería

Análisis de la campaña hortofrutícola Cajamar 2020-2021 en Almería Los costes marcan una campaña estable en producción y comercialización

«El las granjas pierden rentabilidad y el desafío es mejorarlo «. Este es uno de los reflejos de Roberto García torrente, Responsable de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, tras la presentación de la Análisis de la campaña hortofrutícola en Almería correspondiente a la campaña 2020/21. El otro objetivo al que se refiere es el mejorar la sostenibilidad del modelo agrícola: “Estamos llegando, el mejor ejemplo es el control biológico. Ahora hay que trasladarlo a la gestión integral del suelo como entidad viva y, por otro lado, todo lo que era desperdicio lo transforma en otro producto ”; García Torrente añade que debemos seguir avanzando en el desarrollo de nuevos alimentos que aprovechan todos los componentes de las verduras dextrio y en la introducción masiva de nuevas tecnologías digitales en el campo de Almería.

El impacto de COVID y, con él, el aumento de los costos de producción son dos de los factores que han impactado en la temporada agrícola 2020-2021 y conducen a la actual. situación incierta. La pandemia estalló provocando un aumento del consumo de frutas y hortalizas, aunque este se agravó en el segundo semestre del año, según el director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar. Por que preocupacion Los costos de fabricación aumentaron un 3.3% a nivel mundial.; Sobre todo, el plástico se ha encarecido, un 12,5%, pasando de 2,7 euros el kilo en la campaña 2019-2020 a 3,04 euros de media en el pasado; energía, en un 12%, aunque el mayor incremento se generó desde este verano y cómo afectará se verá en el informe del presente año agrícola; agua, 1,2%; semillas, 1,9%; productos fitosanitarios, 1,7%; y fertilizantes, un 8,7% aunque esta temporada sea peor, ya que según García Torrente, este mes respecto al mismo de 2020 ya se han encarecido un 80%. En cuanto al trabajo, el incremento de costes fue menor que en años anteriores, por tanto en un 1,8%, aunque hay que tener en cuenta que en tres años registró un incremento del 25% tras el incremento del salario mínimo. Campaña 2018/2019. “Algunos de estos incrementos ya se han traspasado al sector durante el primer semestre de 2021, pero en los últimos meses el proceso se ha acelerado con un aumento del 44% desde junio”. Pero no solo el agricultor sufre esta situación, estos incrementos también se dan en la manipulación y comercialización.



En términos generales, la campaña 2020-2021 finalizó con una estabilidad marcada en las principales magnitudes del sector en términos de volumen de producción, facturación y valor generado, aunque el comportamiento de los distintos productos fue desigual dependiendo del volumen de oferta disponible y el comportamiento de los mercados objetivo en las diferentes fases de la campaña y los precios medios experimentados fuertes fluctuaciones durante todo el período.

64.672 hectáreas es el área total cultivada, teniendo en cuenta los ciclos de invierno y primavera.

En cuanto a la superficie, creció un 1,6%, especialmente en Levante, hasta 32.554 hectáreas. en cualquier caso, el superficie total cultivada, teniendo en cuenta los ciclos de invierno y primavera juntos, aumenta significativamente (+ 5,3%), alcanzando 64.672 hectáreas. Las nuevas plantaciones de sandía (+ 17,2%) e melón (+ 16,2%), impulsado por los buenos resultados obtenidos en la campaña 2019-2020. Otros cultivos, como calabacín (+ 5,9%) e pimienta (+ 2,6%), también han aumentado su superficie, mientras que la de berenjena (-4,8%), la del pepino (-1,3%) y la extensión de tomate (-2,7%), aunque a un ritmo más lento que en campañas anteriores.

La desigual evolución de los precios durante la temporada y las particulares condiciones climáticas adversas impidieron que este crecimiento de las hectáreas cultivadas se trasladara por igual al resto de variables del sector. Por lo tanto, la producción horticultura mundial bajo plástico aumenta un 0,6% y añade 3,509,459 toneladas. Mientras que la Los ingresos totales obtenido tan pronto como aumentó en un 0,17% y se situó en 2.295,5 millones de euros.

El incremento de la superficie cultivada explica el notable aumento del volumen de cosecha final, como en el caso de sandía (+ 17,5%) y el melón (+ 16,2%), mientras que las producciones de tomate (-7,3%), berenjena (-6,1%) e pepino (-4,9%).

Todo esto influyó en el valor final de la producción, que disminuye en aquellos productos que han visto crecer su producción sin ir acompañados de precios promedio durante el ciclo primaveral, como sandía (-18,2%) e melón (-15,4%); y crece levemente en aquellos otros que han sufrido un cierto descenso en la producción en las primeras semanas de 2021 debido al frío, como berenjena (14,36%) e pimienta (8,8%).

Los envíos al Reino Unido aumentaron un 5% en cantidad y un 26% en valor

En la última temporada 2,740,895 toneladas de frutas y hortalizas de Almería, un 0,6% más, casi el 80% de la producción total, y un valor comercial de 2.937,9 millones de euros (+ 2,5%), lo que representa un nuevo récord en la serie histórica. Con 578.281 toneladas, la pimienta Almería sigue liderando las exportaciones con un 21,1% del total; Mientras tanto él tomate, que ha llegado a representar más del 26% de las ventas al exterior, actualmente representa menos del 14%.

Entre los principales destinos de exportación del sector, Alemania, Francia, Reino UnidoHolandaSon precisamente las remesas enviadas al mercado británico las que registran el mayor crecimiento tanto en volumen (+ 4,9%) como sobre todo en valor (25,8%), a pesar de la incertidumbre que genera el temor a las consecuencias de su salida de la Unión Europea. . Centrándonos en las ventas al grupo Europa Extendida, aumentó un 9,2%, tras el retroceso sufrido en la campaña anterior, por ejemplo Polonia y República Checa aumentaron sus compras en Almería un 6,2% y un 2, respectivamente, un 6%.

Otra tendencia que se está consolidando es la progresiva expansión de los calendarios exportación, registrando el mayor crecimiento en los primeros meses de campaña y al final de esta.

Se reanuda el control biológico

La temporada pasada fueron 26.288 hectáreas de superficie cultivadas con técnicas de control biológico, un 6,3% más, una cifra significativa tras años de decadencia. Según el informe de Cajamar, el 50,1% de la superficie bajo el plástico está sujeta a protocolos de control biológico; Por cultivos, el pimiento es del 99,6%, las berenjenas, pepinos y tomates superan el 60% y los calabacines, melones y sandías están por debajo del 20%. La mayor superficie cultivada con estas técnicas ha incrementado el coste medio por hectárea de este rubro un 2,3% respecto a 2019-20, con un coste medio de 1.183 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.